[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Daniel Suárez de Posada de Llanera a formar parte de la red de investigación y desarrollo de Rolls-Royce en Sheffield

Lo más difícil fue el choque cultural con la sociedad británica, por lo general bastante cerrada con círculos de amistades algo herméticos y poca vida, como solemos decir, en la calle

Publicado el 28/09/2018
El tapin Daniel Suárez de Posada de Llanera a formar parte de la red de investigación y desarrollo de Rolls-Royce en SheffieldDaniel Suárez delante de la torre de las artes (Arts Tower), edificio simbólico de la Universidad de

El vecino de Posada de Llanera, Daniel Suárez, de 25 años es ingeniero mecánico especializado en construcción por la Escuela Politécnica de Ingeniería de Gijón. Cursó un máster en ciencia de materiales e ingeniería por la Universidad de Sheffield y una especialización en sistemas metálicos avanzados por la Universidad de Manchester y la Universidad de Sheffield. En este momento forma parte de la red de investigación y desarrollo de Rolls-Royce, donde realiza las investigaciones para mi doctorado.

-¿Cuál es su vinculación con Llanera?

¿Yo? 100% llanerense. Desde que nací hasta que acabé la carrera viví en Posada, donde fui al colegio San José de Calasanz y posteriormente al IES Llanera. Aunque mis padres no son ninguno de Llanera. Por eso es que muchas de mis amistades y antiguos compañeros de clase (los que no emigraron) siguen allí. No sólo de Posada sino de toda Llanera, ya que en el instituto íbamos todos juntos.

-¿Cómo se ve el concejo desde Inglaterra?

Pues gracias a las nuevas tecnologías, uno se mantiene al corriente de lo que sucede en Llanera con relativa facilidad, lo que hace que no haya tanta morriña. Sin embargo, al no visitarlo con tanta frecuencia como me gustaría, cada vez que voy notando los pequeños cambios que antes no veía.

-¿Donde cursó sus estudios? ¿Qué estudios realizó en la Universidad?

Fui al colegio en Posada (San José de Calasanz) y posteriormente cursé la secundaria y el Bachillerato en el Instituto del concejo, IES Llanera.Tras acabar el bachiller, estudié un grado de Ingeniería Mecánica bilingüe, en la Escuela Politécnica de Ingeniería de Gijón, donde terminé en 2014. El siguiente curso realicé mis estudios de máster en ciencia de materiales e ingeniería, con una especialización en metalurgia. En 2016 Rolls-Royce me ofreció formar parte de su red de investigación, donde pude especializarme en sistemas metálicos avanzados y poder realizar mis cursos de doctorado. El tema de mi investigación es el desarrollo de procesos de fabricación más eficientes para componentes críticos de la industria aeroespacial.

-¿Suele volver a menudo?

No tanto como me gustaría, pero uno hace lo que puede. Suelo volver para las fechas de Navidad y una semana o dos durante el verano.

-¿Qué es lo que más echa de menos?

La familia por supuesto y también el modo de vida más relajado. En cuestión del tiempo, si que echo de menos las temperaturas de Asturias respecto a las de aquí de Sheffield. Llover, llueve menos en Sheffield que en Asturias, porque es más seco.

Les fiestes de prau ya la folixa, nun hai folixa comu la d’Asturies.Y en Llanera no nos quedamos cortos con los Exconxuraos, las fiestas de Posada, Lugo, Ables, Soto,…La comida, que la tenemos muy buena. Siempre que vuelvo a Llanera es de rigor como mínimo unas sidras y patatas al Cabrales en el Uriellu y un cachopo “Albardao” en el Michem.

-¿Qué le llevó a irse de Llanera y a emprender su carrera profesional en Inglaterra?

Pues dos principales razones. La primera es la necesidad de trabajar de lo que uno estudia. Oportunidades que en Asturias, de momento, no se dan. Es bien sabido que en Asturias se gradúan muchos más ingenieros de los que las propias empresas pueden asumir, por lo tanto, o te peleas por el poco empleo (o en muchos casos, “practicas” sin apenas remuneración), o uno se busca la vida fuera.

La segunda fue por querer estudiar e investigar en el campo de la ingeniería aeroespacial. Además la universidad de Sheffield es una de las universidades con mayor prestigio en el campo de la investigación de materiales metálicos.

-¿Le costó mucho adaptarse a ese país?

Sí y no. Lo más difícil fue el choque cultural con la sociedad británica, por lo general bastante cerrada con círculos de amistades algo herméticos y poca vida, como solemos decir, en la calle. Eso combinado con pocas horas de luz en invierno, hace que al menos al principio, sea bastante duro. Sin embargo, Sheffield es una ciudad donde conviven muchísimos estudiantes y hay gente de todas las partes del mundo, eso significa que la atmósfera es, en general, más abierta que la media en este país.

-¿Volverá algún día a Llanera?

Quién sabe, aunque en el futuro cercano y medio, mucho tiene que cambiar el panorama en Asturias para que yo siquiera me lo pueda plantear, al menos para trabajar en algo relacionado con lo que yo estudié. Aunque por gusto… ¡Claro!, ¿quién no quiere volver a su tierra?

-¿Cuáles son las principales diferencias entre el país en el que se encuentra y Llanera (Gente, comida, costumbres, tradiciones)?

Salvando las distancias de comparación, lo más curioso para mí fue ver que la gente no es, de primera mano, muy abierta a relacionarse con extranjeros fuera del ámbito académico o del trabajo. Lo acogedor que puede tener un pueblo como Posada es que el conocer a la gente te da la sensación de un trato más cercano y personal, que en este país no se tiene.

Por costumbres, lo primero el horario de las comidas. A las 12 de la mañana ya no se come un pincho, sino que es la comida en sí. El problema es que la comida aquí no se ve como un evento social, lo que hace que la cantidad de comida que se tome sea más similar a un pincho que a una comida normal. De aquí viene que cenen tan pronto, porque les entra la fame. Sobre las 6-7 se cena y a partir de ahí ya se acabo el día.

De todos es sabido que la gastronomía Inglesa, brilla por su ausencia. Aunque en Yorkshire (una de las provincias de Inglaterra), donde vivo, tienen dos platos no conocidos internacionalmente que son  Yorkshire Pudding y las famosas “pies” que son como empanadas muy gruesas y de pequeño diámetro, que merece la pena darles la oportunidad.