[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Edwin Alet, un escanciador de premio

“Me animaron mucho los vecinos del pueblo, siempre me decían que la echaba bien y este año tuve la oportunidad de presentarme a los concursos”,

Publicado el 23/09/2018
El tapin Edwin Alet, un escanciador de premio

Edwin Alet trabaja desde hace un año y dos meses en la Sidrería Urriellu de Lugo de Llanera, es natural de Colombia, pero lleva en España desde el año 2009, “cuando llegué a la sidrería no sabía nada, porque era la primera vez que trabajaba como camarero en un establecimiento de este tipo”, aseguró.

Edwin aseguró que era cliente de las sidrerías, pero no sabía escanciar y nunca lo había intentado, fue con el tiempo y la práctica cuando le fue cogiendo el gusto,  tras la insistencia de los clientes de Lugo de Llanera decidió apuntarse a varios concursos del Campeonato Oficial de Escanciadores de Asturias. “Me animaron mucho los vecinos del pueblo, siempre me decían que la echaba bien y este año tuve la oportunidad de presentarme a los concursos”, destacó.

El primer concurso en el que participó fue en Mieres y confesó que estaba muy nervioso, el segundo tuvo lugar en uno de los más importantes que fue el de Nava, que se celebra coincidiendo con el Festival de la Sidra, el tercero fue en las fiestas de Nuestra Señora del Buen Suceso de El Carbayu y el último en Gijón. “El mejor resultado lo conseguí en el Carbayu, que me llevé el segundo mejor puesto en la categoría de local, era la primera vez que concursaba y la gente me  apoya mucho. Espero seguir así, aprendiendo y  acudiendo a los concursos. Me gusta mucho el ambiente del concurso, todos nos damos ánimos aunque somos rivales, me gustaría seguir escanciando y poder llegar lejos en este certamen”, afirmó.

Aunque sólo se llevó trofeo en Lugones, en Nava se enfrentó a 35 escanciadores y consiguió un buen resultado para ser su segundo concurso, ya que obtuvo el puesto 14 ante unos duros rivales, que llevan años compitiendo. “En Nava se notaba más la presión, porque había muchas cámaras y mucha gente mirándote, pero creo que saqué un buen resultado. Los miembros del jurado del certamen me aconsejaron que siguiera participando, porque lo hacía bien”, apuntó.

Por lo que más puntos recibe Edwin es por el estilo, “es muy diferente escanciar en el concurso que en la sidrería, ya que en el trabajo tiene que escanciar como te lo pida el cliente, que puede solicitarte un culín más pequeño o algo mayor, pero en el concurso tiene que llegar a unas medidas concretas, tienen que tener buen estilo y hacerlo rápido. Lo más difícil para mí es controlar los nervios y sacar culines de 100, pero también es importante tener un buen día”, explicó.

El escanciador aseguró que nunca se le había pasado por la mente participar en este concurso y menos en tan poco tiempo como lleva escanciando. “Los competidores son muy fuertes, ya que llevan siete u ocho años trabajando en hostelería y participando en los concursos todos los años. Pero poco a poco y con sacrificio espero poder competir con todos ellos el próximo año”, concluyó. Edwin confesó que se entrena en la sidrería cuando tiene un poco de tiempo libre.