[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


La Asociación de Vecinos de San Miguel de Villardeveyo denuncia vandalismo en el parque y el centro social de Villabona

Publicado el 17/09/2018
El tapin La Asociación de Vecinos de San Miguel de Villardeveyo denuncia vandalismo en el parque y el centro social de Villabona

La Asociación de Vecinos de San Miguel de Villardeveyo denuncia que a lo largo de estos meses de verano se han ido produciendo diferentes actos vandálicos, en la zona del parque y el centro social de Villabona, por un grupo de chavales de entre 15 y 17 años. Desde el colectivo aseguraron que estos chavales muestran muy poca educación y ningún respeto por los espacios y bienes comunes, como son el Centro Médico, la iglesia, el lavadero, el parque y el Centro Social.

La presidenta, Rosa Muñiz, aseguró que hasta este verano esos lugares fueron siempre un sito de esparcimiento muy limpio y cuidado por todos los vecinos y visitantes. Pero últimamente, todas las noches este grupo de jóvenes lo tomaron por asalto para jugar al balón, cuando justo al lado tienen una cancha de deportes. “Varios vecinos les llamaron ya la atención y sólo obtuvieron la callada por respuesta o un “paga el Ayuntamiento””, comentó Rosa.

Desde el colectivo explicaron que el parque se ha convertido en su sitio de botellón y otros desmanes dejándolo todos los días como un auténtico basurero,  además se pasean por el tejado del local de las Antiguas Escuelas y del Lavadero, rompen cristales a balonazos y arrancaron los bancos del parque, para reunirse en  grupo.

Muñiz aseguró que la Policía Local pasa todos los días por allí, pero considera que es prácticamente imposible pillarlos en el momento adecuado, cuando están haciendo los actos vandálicos. “Al final se sabrá quiénes son y si son menores las multas recaerán en sus padres. Esta situación es muy desagradable y desde Villabona esperamos que simplemente estos chicos recapaciten y gasten sus energías en hacer algo más inteligente que destrozar unos sitios, que son de toda la comunidad y aunque no lo crean a ellos también les cuesta dinero, porque cada vez que lo destrozan todo hay que pagar para volver a reponerlo”, concluyó.