[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


La Casa de Cultura de Lugo cambia su imagen

Publicado el 07/09/2018
El tapin La Casa de Cultura de Lugo cambia su imagen

La concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Llanera, dirigida por Alfredo Rodríguez, decidió dar un paso más allá a la hora de mejorar el medio urbano del concejo y en esta ocasión le tocó el turno a parte de la fachada de la Casa de Cultura de Lugo de Llanera. En esta iniciativa han colaborado estrechamente cuatro artistas que residen en el concejo, Benjamín Menéndez, Duli García, Isabel González y Víctor González.

“Desde nuestra llegada al equipo de gobierno siempre tuvimos la idea de mejorar el medio urbano a través del arte, la primera iniciativa fue el grafiti de Villabona, dedicado al ferrocarril que concluirá a finales de septiembre. Una vez que este estuvo encarrilado buscamos otra cosa que se pudiera hacer y lo siguiente en lo que nos fijamos fue la Casa de Cultura de Lugo”, explicó el edil. La primera intervención la realizó Duli García con el tema de la biblioteca universal, plasmada en un cuadro de luz.

“No nos gustaba el aspecto que tenía la fachada de la Casa de Cultura, porque estaba deteriorada y sucia por el vandalismo, pensamos que un sitio que se supone que aporta cultura a la gente debería ser lo más digno posible, por eso quisimos poner en valor el talento artístico de Llanera reuniendo a cuatro artistas de diferentes especialidades que trabajaran juntos”, apuntó.

Los cuatro artistas realizaron el boceto que les llevó una semana y Víctor fue el encargado de hacerlo factible dándole forma en la pared, que le llevó otra semana con jornadas maratonianas de muchas horas. Se pintaron aproximadamente 80 metros cuadrados de fachada y se emplearon más de 100 botes de espray de tres colores: blanco, naranja y gris. Los artistas explicaron que se pretendió tratar la composición del dibujo como el color con un toque de modernidad, que contrasta con la arquitectura clásica del edificio, pero que a la vez que no distorsionará demasiado con el entorno y que la gama cromática se integrará. El concepto de la obra se basó en contenedores de cultura, que franquean la entrada, pero a la vez invitan a entrar, profundizar y acceder a la cultura que existe en la biblioteca y a sus actividades culturales.

El objetivo de este arte urbano es el de crear una ruta con obras realizadas por artistas del concejo y que los visitantes puedan disfrutar de sus pinturas siempre que lo deseen, por eso no se descarta realizar otras intervenciones del estilo.